Boadilla del Monte Tag

Lo más difícil de una recuperación es mantener el ritmo de subida, es decir, cuando empezamos a remontar, hay que mantener apretado el pie en el acelerador hasta salir del valle. Eso fue lo que hizo el primer equipo en la última jornada, aplazada, de la primera vuelta. La clasificación para el grupo de ascenso estaba garantizada para San Isidro y MAD pero el resultado era importante puesto que afecta a la clasificación de la liga de ascenso. Por tanto, no era un partido intrascendente, era vital ganar y sobre todo mantener las buenas sensaciones. La convocatoria era muy justa debido a las innumerables ausencias por las fechas –en principio era una jornada sin partidos—y además el adversario no era el mismo de otros años. Mucho más joven, dinámico y  ordenado, San Isidro se planteaba como un adversario temible, muy lejos, por su calidad, de la posición que ocupa en la tabla. Tan es así que los primeros minutos muy dubitativos del MAD tuvieron como consecuencia un ensayo de los visitantes que se adelantaban por 0-5 al poco de empezar. Los medios y la línea del MAD fueron empezando a carburar mientras que la delantera, poco a poco,  iba tomando cuerpo y Oriol culminaba una gran jugada general poniendo el empate en el marcador. 5-5 El bálsamo del ensayo hizo que el ritmo del partido fuese decantándose hacia los osos y se encadenaron ensayos de bellísima factura por medio de Bob, Germán y Luengo. Jako completó con el pie dos de ellos y el resultado se fue hasta 24-5. Como decíamos antes San Isidro no es el que era; siguió insistiendo en sus ataques coordinados sobre el eje y en uno de ellos pillaron hueco y ensayaron para poner el resultado del descanso en 24-12. No había tocados, no hubo cambios y el segundo tiempo se planteó como una lucha sin cuartel. Los visitantes con todo su armamento y los locales arremangándose en defensa. El “toma y daca” ponía a ambos equipos en su línea de 22, aunque un poco más a los locales que tuvieron que tirar de raza en muchas ocasiones para interrumpir las acometidas arlequinadas. Un golpe en campo del San Isidro lo saca Javi muy rápido y combinando con Germán y Jauma consiguen un ensayo por medio del talonador. 29-12. Los minutos que quedaron siguieron siendo muy interesantes, duros, contundentes, luchados y siempre con la máxima deportividad. En los últimos minutos una gran jugada de Javi, percutiendo a cuanto les salían al paso propició el ensayo de un bravísimo Rodri. No se convierte la patada y 34-12 que fue el resultado final. Partido muy entretenido, muy sufrido y cumpliendo el objetivo de ganar, aprovechar al máximo los jugadores y acabar líder de la categoría con un dos puntos de ventaja. La posición para el inicio de la segunda vuelta también es la primera plaza pero, al contar sólo los partidos jugados entre los ocho clasificados, nos pone como líderes sólo con un punto de ventaja sobre Industriales. Jugaron: El segundo equipo pretendía mantenerse en la liga de ascenso para lo que tenía que ganar al equipo B de Aeronáuticos. La convocatoria escasa y las lesiones ponían sobre el campo un equipo demasiado de circunstancias que sólo pudo poner en aprietos a los de las alas en alguna ocasión. Los locales estaban enrabietados y con la necesidad de auto-obsequiarse con un buen partido; así lo hicieron y por medio de varios de sus jugadores consiguieron doblegar la, no demasiado intensa, defensa del MAD. Muchas imprecisiones y la falta de confianza de los jugadores sobre sus propias posibilidades llevaron al equipo a perder, aunque no se puede poner un pero a la entrega de los jugadores que acudieron algunos de ellos en condiciones personales delicadas. Si además al jugador más versátil del club, Juanitín, jugando esta vez de apertura, le azota la mala suerte y le saca un dedo de su sitio, poco se puede hacer. Lo mejor del partido, el debut de Moratalla y de Oroitz. No consiguieron la victoria pero ya tienen los colores del MAD en las entrañas. 38-14 fue el resultado aunque hasta casi el final de la primera parte se mantuvo un decoroso y esperanzador empate a 14. Jugaron: A partir de ahora empieza lo duro y donde debemos dar el do de pecho tanto en la liga de ascenso a primera regional como en la liga de permanencia de tercera. Los tenores a cantar y el público a aplaudir, si es que le gusta, que les gustará....

Bueno, ya está bien de ser políticamente correcto.  Siempre hay que ser positivo, pero ya estamos en la tercera jornada y hay que empezar a exigir cosas. Este año no va a ser fácil para ninguna de las categorías y en todas hay que dar un toque de atención. Por orden de aparición en el club, el equipo más moderno es el femenino. Poco se les puede reprochar salvo que no hayan traído al equipo a quince o veinte jugadoras más, tan comprometidas y tan del MAD como lo son ellas. Sólo hace falta entrenar unas semanas más juntas y veremos de lo que son capaces. El sábado, con varias bajas, con muchos grados de temperatura varias y con sólo un partido en la bolsa de viaje, estuvieron a la altura de lo que se espera de ellas; ilusión, placaje, esfuerzo, defensa, etc. Con muchas cosas por solucionar pero una cosa muy buena. Actitud. Un poco asequibles al desánimo, porque un ensayo en contra les parece una losa insalvable,  pero buena actitud en general. Segundo equipo o equipo que jugó en 3ª esta semana, bien su actitud en aspectos como la competitividad, el esfuerzo, la disponibilidad para jugar, el placaje, el duelo uno contra uno; pero...

Cuando gana un equipo que no se juega nada a otro que se está jugando todo pueden suceder varias cosas para ello: El equipo que gana es mejor y punto. El equipo que pierde se ve atenazado por la responsabilidad y el que gana lo hace porque no pierde nada por arriesgar. El equipo que pierde menosprecia al adversario y éste sorprende a aquel y le sacude un rapapolvo dejándole con cara de vaca mirando al tren. El árbitro roba el partido al que pierde y le deja sin ir al mundial… Ah, perdón, que eso es de otra crónica. ¿Qué fue lo que pasó el domingo? Todo y nada a la vez. El equipo de Jabatos fue mejor. ¿Cuánto? Dos puntos, suficiente. El MAD no debería haberse venido abajo puesto que muchos de sus jugadores han jugado en situaciones de mucha más tensión, pero se vino abajo y el equipo de Jabatos se vino arriba en la segunda mitad y de qué manera. No hubo menosprecio, pero el MAD después de meter cinco ensayos en la primera parte y poner distancia en el marcador, quedando aún una mitad y siendo como es un equipo de segundas partes y especialmente de últimos quince minutos, no es lógico que se viniera abajo como lo hizo si no fue por una lectura errónea de la diferencia de juego. El árbitro no tuvo nada que ver en el resultado, a veces pitó bien respecto a unos y mal respecto a otros pero no se le puede echar la culpa de los balones que se caen, las patadas que no entran;  pese a la diferencia de golpes a favor y en contra de cada equipo o la implicación del presidente de la federación del equipo que se beneficia del resultado en los derechos televisivos del Mundial...