Se nos apagó la luz

MAD Rugby Boadilla

Se nos apagó la luz

El viernes a las 19.30 h en el paraninfo se escribió otra página importante en el libro de historia del MAD.

Por primera vez el equipo se enfrentaba con un equipo de DHA y además en la Copa de Madrid, título que conseguimos el pasado año, en su modalidad de Plata. Cisneros, campeón el pasado año de la Copa de Oro, fue el adversario en suerte y realmente fue una suerte porque no siempre tienes la fortuna de enfrentarte a un grande y saber lo que es jugar al rugby al máximo nivel.

Solo el hecho de acudir a esta eliminatoria era un hito para el club, con solo año y medio de vida; pero ademas hacerlo contra una de las mejores versiones del adversario, lo era aun más.

El MAD es un equipo que milita cuatro divisiones por debajo del Cisneros pero la calidad de sus jugadores, de sus entrenadores y la ambición de sus objetivos le hace ser un equipo, cuando menos, incógnita, puesto que la trayectoria hasta la fecha seguía siendo intacta, con todos los partidos ganados y con resultados muy abultados en su mayoría.

Pero aquí, en el torneo de Copa, todo es diferente. Aquí no hay letras ni números detrás del nombre del equipo. Aquí sólo hay entidades que ponen encima de la mesa sus credenciales. Muchos de los integrantes de ambos equipos eran amigos y compañeros de tiempo atrás. Compañeros en selecciones o en el mismo equipo. Por todo ello, la diferencia de nivel de competición de rugby, la “rivalidad ancestral” de muchos de sus contendientes, la dirección actual del MAD de Manolo Olivares, ex-entrenador y ex-jugador de Cisneros y un sinfín de cosas más, este partido era absolutamente especial.

No pudo el MAD acudir con el equipo al completo por las inoportunas lesiones de varios jugadores (Monty, Ursus, Javi Lorenzo, etc…) pero lo hizo con 23 aguerridos jugadores con toda la intención de vender y muy cara la derrota. Así mismo, se presentó en Paraninfo con una soberbia compañía, la familia MAD que animaría, como siempre lo hace, las acciones de los osos.

Familia MAD Rugby Boadilla en Paraninfo frente a Cisneros

Por parte de Cisneros, la convocatoria era de tronio, dejando pocas balas en la recamara.

Antes del pitido inicial se guardó un minuto de silencio por la pérdida del padre de Alfonso Coronel, que lo recibió junto con el abrazo de sus compañeros.

El partido dio comienzo con dominio de los osos que presionaban con mucha intensidad y juego rapido. Javi distribuía bien el balón y Mike colocaba las patadas en las zonas adecuadas. Pudo el MAD adelantarse si Mike hubiera decidido lanzar a palos dos golpes, da igual donde estén, pero el espíritu del equipo visitante estaba en ir a por el partido y se lanzaron a touch. Los osos llegaban hasta la línea de ensayo pero quizá las prisas agudizaban la imprecisión y el balón terminó en manos locales, en todas las ocasiones. Un equipo como Cisneros no perdona y en uno de los fallos del MAD consiguieron un brillante ensayo esquinado. 5-0.

El partido seguia muy igualado. Lito, Hugo y Granda placaban y recuperaban de continuo y la segunda linea con un pletórico Germán y el Capi Oriol se multiplicaba para recuperar balones. La primera línea con Barti, Jaume y Tximpalo sufría pero plantaba cara en las melés, ganando casi todas las favorables, pese a la enorme diferencia de peso.

Cisneros consigue el segundo ensayo en la esquina contraria al anterior y tampoco puede convertir poniendo el 10-0. La contundencia estaba en este partido del lado del equipo azul-azul pero en el juego se mantenía la disputa a cara de perro, con alternancia en la posesión del balón. Edu, Toti y Buru rompían, no sin dificultad, y Bob y Luengo no podían recibir los balones francos para desbordar. Hasta el minuto 35 se mantuvo el “ten con ten” pero una melé centrada y cercana a la línea de ensayo propicio el ensayo de su 8 por empuje y los 7 puntos de rigor.

17-0. Como ocurre muchas veces la ruptura de una situacion igualada, provoca mas daño de lo necesario y en la última jugada del primer tiempo, los locales conseguían un cuarto ensayo para poner el 24-0.

Resumen, muy buena imagen y la satisfaccion de saber que se estaba haciendo sudar lo suyo a un adversario tan grande. No se podria destacar a ningun jugador y sí al conjunto, a su actitud y su entrega.

Cambio de 9. Se sienta Javi que daba más orden y sale Jako para aumentar las revoluciones.

La primera jugada es un error de recepcion del saque de centro y un desborde centrado de su delantera para poner el 31-0. Y casi sin respirar se vuelve a abrir el melón esta vez esquinado y 36-0. Mucho castigo para los pocos minutos que se llevaba del segundo tiempo.

Mazazo moral, pero la consigna era no ceder. El MAD con Jako dirigiendo la orquesta vuelve a poner el equipo a trabajar para llegar a su línea de ensayo. Mike consigue llevar el juego a campo contrario pero las touch no se ganaban con claridad propiciando la recuperación local y vuelta a empezar.

Pasan los minutos y el MAD sigue manteniendo la cara llevando el balón al campo contrario. Varias oleadas provocan una melé centrada. Lito placa a su 8 en la salida y provoca la retención y el golpe de castigo. Jako no da opción y se lanza hacia la línea como un poseso, consiguiendo el ensayo deseado desde el primer minuto. Mike, como siempre, no perdona y 36 -7.

El retirar el 0 del marcador y la renovación paulatina de los jugadores llevó a un juego mucho más descosido que, no exento de calidad por ambas escuadras, provocaba el descontrol sobre los magníficos jugadores del colegio. Por ello el resultado llegó a los 62-7.

El final del partido llenó de satisfacción a casi todos. Alegró a los jugadores locales que habían movilizado a la armada invencible para ganar un partido de eliminatoria y lo habían conseguido; alegró a los visitantes por la imagen dada ante uno de los equipos mejores de España en su plenitud y sobre todo delante de la multitud de seguidores  que conforman la familia MAD; se alegraban los espectadores por el espectáculo presenciado; no se alegraban algunos recalcitrantes que querían ganar a toda costa y, o no lo habían conseguido, o no lo habían hecho por lo que consideraban que debería haber sido. Y sobre todo, no se alegraba aquél que no quiera haber visto que lo del viernes, para el MAD ha sido un dia muy importante.

La demostración de que este proyecto está vivo, que no es grupo de amiguetes que montan un club para ir a los terceros tiempos y que el MAD va en serio y que su objetivo es llegar a ser un club muy grande, es la fotografía que alguien malogró apagando la luz; un equipo en el que los no convocados y suplentes son los primeros aficionados de sus compañeros; en el que las familias completas vienen a ver a sus chicos jugar nevando o haciendo sol; en el que los seguidores de Twitter o de otras redes sociales se multiplican todas las semanas para conocer  el devenir de los jugadores en sus compromisos, desde Bruselas a Boston, pasando por Uganda; en fin que yo no se si se apagó la luz o fue la multitud la que taponó los focos.

Como dijo uno de los muchos amigos que acompañaron al equipo “Hemos perdido, pero viendo la celebración de los chicos y la grada, no se si es verdad…

Y tenía razón, el viernes ganamos y mucho, pese a que el resultado, justísimo e inapelable, como no podía ser de otra manera, favoreció al mejor, Cisneros.

 

 

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.