Primer partido de la segunda fase

Preventia MAD Rugby Boadilla

Primer partido de la segunda fase

Partido para aprender

Primer partido de la segunda fase. Primera victoria del Preventia MAD. Se podría decir que no se puede empezar mejor, pero eso sería resultadista, corto de miras. El resultado ha de ser una consecuencia del juego. Y éste una conjunción de las actividades particulares de 15 jugadores en el campo. No todo el mundo tiene su día todos los días y no todos los jugadores tienen su buen día o mal día a la vez, pero el sábado el mal día le vino a varios. Un jugador puede cometer dos fallos y es normal, es humano y eso no es significativo, pero si todos los que juegan, 23, cometen dos fallos porque son humanos y es normal, el equipo comete 46 fallos. Y eso no es normal, el equipo es una castaña.

El sábado no fue el mejor día para casi todos los jugadores, que ganaron un partido que durante muchos ratos se puso difícil. El equipo abulense jugó muy correcto, muy concentrado y muy concienciado de que de ninguna manera iban a consentir un resultado como el de la ida, que fue bastante engañoso y producto de un día horrible de agua y viento.

Preventia MAD Rugby Boadilla

Mantuvieron un intenso ritmo manejando bien a sus delanteros, pero eran controlados por los visitantes que salvo un agujero que propició la internada de su rapidísimo nº 24, contuvieron siempre en su campo a los locales. El primer ensayo de los visitantes lo consiguió Adrien tras una buena jugada con aclarado de Miguel que luego no pudo transformar.

Corría el minuto 15 de la primera parte y hasta ese momento el Preventia MAD había cometido ya cinco o seis golpes, cuatro o cinco avanes y habían perdido tres o cuatro balones ellos solos, pero se adelantaba en el marcador.

Como el buen trabajo lleva al éxito, uno de los golpes cometidos por el equipo rayado, puso en touch a cinco metros a los jugadores de rosa. Buen saque de touch y jugada larga que acabó en ensayo casi bajo palos de su fornida delantera. Sorprendentemente no transformó su pateador y el empate se instauró en el marcador. 5-5

El Preventia MAD se sintió herido en su orgullo y a partir de ahí empezó a encadenar  varias jugadas de ataque que llevaron a conseguir tres ensayos más, por medio de Guerra primero, de Granda después y finalmente de GermánMiguel sólo pudo conseguir dos transformaciones. 24 puntos que marcaban una diferencia en el marcador, pero que no escondía la ristra de fallos individuales en forma de golpe, avan o pérdida de los MADosos, que hacían que las jugadas fracasasen una y otra vez.  5 – 24.

Preventia MAD Rugby Boadilla

La segunda parte fue un remedo de la primera en lo referente a los fallos individuales, pero con el agravante de la expulsión de Mula y Miguel de forma consecutiva, lo que hizo jugar al Preventia MAD con 14 jugadores veinte minutos.  Los rosados jugaban con todos los delanteros vivos y todo balón de su propiedad se jugaba usando la fuerza de sus más pesados efectivos. Afortunadamente, en el aspecto defensivo, el equipo de Boadilla estuvo concentrado y activo. Se dominaron los arrebatos locales, se pararon suficientemente bien a sus delanteros y en tres brillantes jugadas en las que no hubo avan, golpe o pérdida, Guerra, Germán y Adrien, todos por segunda vez, marcaron la diferencia.

Los últimos minutos fueron más relajados y casi en las postrimerías Javi Lorenzo, consiguió un bonito ensayo tras el robo de una melé contraria.

Preventia MAD Rugby Boadilla alineación

Lamentable el hecho de los dos jugadores Abulenses lesionados, que afortunadamente  no revisten gravedad, pero sí tuvieron que salir del campo en camilla.

Estupendo el trato recibido, magnífico el tercer tiempo y amabilísimos los jugadores y técnicos del Rugby Avila Club.

A destacar, el frío que hacía y que pese a todo hubo público animándonos.

Cosas curiosas: que Grisom tuviera que transmitir literalmente los “mensajes de Canas”, a los jugadores por su falta de voz, provocada por las múltiples “indicaciones” durante el partido. Grisom hizo lo que pudo, traduciendo con ayuda del diccionario “Canas-español”.

Ahora en serio. Partido que se podría calificar como para olvidar, pero yo no estoy de acuerdo. Creo que hay que calificarlo como para aprender. Para solventar el problema de los balones perdidos, para solventar los problemas de precipitación, para intentar que se entiendan las técnicas a realizar para no cometer golpes de castigo. En fin para que el entrenamiento dé sus frutos.

Pero como no hay mal ni bien que cien años dure, hay que mirar al futuro que sigue siendo igual de alentador que antes de jugar el sábado.

El partido no podía salir bien, se nos perdió el entrenador y desesperado por sus andanzas alrededor del campo sin encontrarlo, no se le ocurre nada mejor que preguntar… A una amabilísima señora… ciega… Si es que no podía salir bien, estábamos gafados.

Crónica del partido del Rugby Ávila Club

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.