Nunca será igual

MAD Rugby Boadilla vs Tasman Liga de la Federación Madrileña de Rugby

Nunca será igual

Podría haber sido denominado el derbi del siglo, del año, de la era, pero no, era el derbi de los derbis, entendiendo como tal el partido que enfrenta a los equipos de la misma localidad y que pone en juego la hipotética y absolutamente irreal supremacía de una entidad sobre otra.

Lo que había en juego eran sólo los puntos y en una liga que dura lo que dura son importantes pero no vitales; pero en este partido si confluían varios aspectos que le hacían ser, aunque sólo y exclusivamente por una vez, un partido diferente.

De todos es sabido que, como decía acertadamente nuestro amigo Acedo, integrante del equipo Tasman, “son dos equipos con los mismos principios” y eso tiene que notarse. La visión del rugby es muy similar, el corte de sus jugadores es muy similar, su juventud es muy similar y además muchos de los que juegan en ambas entidades han compartido colores,  juegos  e incluso familia, como los Fernández, o los Ardila. Pero hay muchos que no, que no han compartido eso y sin embargo si se han imbuído de su esencia.

La rivalidad existente,  en un inmenso porcentaje,  es y así debe ser, sana, puramente deportiva sin más y aunque aún siga habiendo algún núcleo que persista en llevarla más allá, si lo miras desde fuera, el espectáculo del sábado sólo puede ser bueno para el rugby, para la localidad y para los que amamos este deporte.

La fiesta para todos fue grande, el MAD que hacía de anfitrión y jugaba en “casa” llenó junto con el Tasman la grada hasta ponerla a reventar y yo diría que se llegó a un aforo histórico del miniestadio con un partido de rugby. Los cánticos de apoyo y la animación fue constante y sólo existió buen rollo entre aficiones desde el minuto uno.

El partido enfrentaba al líder con cuatro puntos de ventaja y un partido más, con el segundo. Ambos invictos en esta temporada y con los números de mejor defensa (Tasman) y mejor ataque (MAD). Pero el  partido, desde el punto de vista del rugby,  fue bastante malo, aunque personalmente creo que será  el peor de los que se van a jugar  porque ya no existirá  la emoción de ser el primero, los sentimientos a flor de piel y  el nerviosismo de los jugadores que hicieron  mella en la capacidad de decisión de muchos dándose más errores de los naturales.

El stress no a todos afectó igual. El Tasman salió transformando ese nerviosismo en intensidad defensiva y consiguió cuajar un gran partido en ese aspecto; en el ofensivo no fue tal y salvo una excelente jugada de Pablo Vega que anotó el único ensayo para los visitantes, no hubo más. El MAD salió transformando ese nerviosismo en imprecisión y consiguió cuajar un mal partido en todos los aspectos pese a la consecución de los cuatro ensayos que le dieron los puntos y el bonus.

Sonado el pitido del árbitro, el mando inicial del partido fue para los visitantes  que a poco de empezar se pusieron por delante en un golpe muy bien ejecutado por Acedo. 0-3

No es que eso noqueara al MAD pero si les hizo empezar algo más dubitativos y pese a llegar varias veces a la línea de 22 no se concretaba el dominio del balón que si resultaba ser de los rayados. Una serie de oleadas bien gestionadas por los locales llevó a Luengo a hacer de las suyas y quebrar a los que salían a su paso consiguiendo un ensayo esquinado que ponía por delante al MAD. Mike como siempre,  imperturbable, anotaba desde la banda izquierda para poner el 7-3 en el marcador.

La tranquilidad de ir por encima en el resultado no liberó a los osos de la imprecisión y eran múltiples los errores de manos y de decisión,  entregando por avant o por pérdida el balón a los blanquiverdes que dispusieron de un golpe para acercarse pero que no convirtieron. Finalmente las facilidades en defensa supusieron que se generase un hueco por el que penetró fenomenalmente Vega para anotar su ensayo y colocar el 7-10 en el marcador tras la conversión de Lucas Pizzorno.

El equipo local volvía a estar por detrás así que no tocaba más que ajustarse las botas y empezar a hilar las jugadas. De nuevo obtuvieron el dominio del balón y las pérdidas que se siguieron produciendo eran mal gestionadas con el pie por el Tasman que volvían a entregar el balón; Bob culminó una buena jugada de la línea con esa velocidad endiablada y anotó el segundo que ponía el 12-10 en el marcador con el que terminaría la primera parte.

La segunda mitad comenzó con los mismos jugadores  y con las mismas premisas. Así transcurrieron los primeros minutos hasta la expulsión de Erdem por pegar a un contrario y a Germán por tomarse la justicia por su mano. Hasta ese momento el Tasman contenía con solvencia los ataques del MAD pero a partir de ahí el balón y el partido pasó a manos locales. Llegaron los cambios de Paco por Javi, Pisha por Ursus y Rodri por Soto y éstos dieron más velocidad a las acometidas del MAD que estuvo en tres ocasiones a unos centímetros de la línea de ensayo.

A punto estuvo el Tasman de dar al traste con las intenciones del MAD en un golpe de castigo más allá del centro del campo que Acedo no consiguió transformar y que de haberlo hecho habría puesto de nuevo por delante a los visitantes.

La línea de medios de los osos se puso el mono y empezó a crear superioridad y ésta llegó por la tranquilidad en el juego y por la expulsión de Terrés tras agresión en el suelo a Bob.  El partido expiraba,  pero cada poco las lesiones de los jugadores visitantes detenían el juego y el árbitro dejaría ir el cronómetro mucho más allá de los 80. Esta situación fue fatídica para el Tasman que vio como una combinación tras ganar una touch propició la escapada de Bob y el ensayo para poner el 17-10 en el marcador. Los últimos minutos aún tuvieron el liderato en manos del Tasman ya que de haber terminado así hubieran obtenido 1 punto bonus y el MAD 4 puntos .

Pero el MAD se caracteriza por ser mucho más al final de los partidos y Mike culminó una excelente jugada de toda la línea ensayando en plancha prácticamente bajo palos, para colocar él mismo el 24-10 en el marcador que ponía el liderato en casa de los osos rayados al obtener los 5 puntos y ninguno el Tasman.

El partido tuvo la brillantez de la alternancia en el marcador y la tensión del resultado. La magnífica grada y el público señor de ambos equipos. Teleboadilla ofreció el partido en directo y se puede “escuchar” el silencio sepulcral de tantos centenares en el momento de cada patada a palos. Un gran espectáculo. Salvo quien no quiere o no puede ver la realidad y que pretendió saldar viejas cuentas en el campo, todo fue fantástico y por ello no hay que hacer ni más mención.

Enhorabuena a los dos equipos por apostar por el juego. Eso hace feliz a muchos y la grada lo nota y lo agradece.

Jugaron por el MAD:

XV Mad Rugby Boadilla vs Tasman en la Liga de 2ªA de la Federación Madrileña de Rugby

Era un partido que había que pasar y se pasó, los siguientes sólo serán un derbi. Otro más, ya nunca será igual.

MAD Rugby Boadilla Liga de la Federación Madrileña de Rugby

1Comment
  • La temporada ya ha terminado - MAD Rugby
    Posted at 22:40h, 02 junio Responder

    […] había sido una de las incorporaciones sobresalientes. El equipo seguía dependiendo de sí mismo tras ganar al Tasman en el primer derbi de la historia de Boadilla, pero algo no funcionaba del todo. El segundo […]

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.