Fin de semana de aprendizaje

MAD Rugby Boadilla

Fin de semana de aprendizaje

Se intentó, se luchó, se jugó, se tuvo entre las manos pero no se consiguió. Un cúmulo de circunstancias han hecho que se nos escape la liga en un partido que jugamos hace muchas semanas, no en éste último. La liga no se ha ido de las manos por perder 22-24 en un partido vibrante, de altísimo nivel y de una categoría muy superior a aquélla en la que se ha jugado. De haber hecho los deberes en los meses de Enero y Febrero, el equipo estaría hoy ascendido, aun habiendo perdido el partido del domingo.

Y esto ¿a qué nos lleva? Pues a quedar segundos matemáticamente, pase lo que pase en el partido de Alcobendas del día 7 y a esperar ganarnos el ascenso en el play off de ascenso o Promoción, que dice la norma que hay que jugar a finales de este mes.

Por lo tanto, el ascenso está en el alero y depende más de lo que suceda con el ascenso a DHB de los equipos de Madrid que de nosotros mismos, puesto que es tan probable que ascienda el ganador del play off de ascenso como que asciendan los dos, e incluso que no lo haga ninguno, me explico; hay muchas opciones para que ascienda a DHA un equipo andaluz o madrileño; si es así se generan huecos en el grupo C de DHB; las plazas a cubrir serán de las ligas de Andalucía, Extremadura, Madrid o Canarias; si es así,  hay posibilidades de que los equipos de Madrid consigan acceder a DHB vía Play off de ascenso; si es así, los dos equipos que jueguen el play off de ascenso a primera regional es muy probable que al final jueguen en primera el año próximo. Pero si no se cumplen estas cábalas, sólo ascenderá el ganador del play off de 2ªA a 1ª, y si la debacle de los equipos de Madrid es absoluta, a lo mejor no juega en primera ni el que gane. Es un lío, pero la norma dice que se promociona sí o sí,  aunque el ascenso quede supeditado a las cascadas originadas por los ascensos y descensos de divisiones superiores.

Dicho lo cual, no caben lamentaciones sino trabajo; mucho más intenso que lo que se ha hecho en los dos primeros meses del año. El exceso de confianza, incluso después de perder un partido ha sido un mal que ha pasado factura. Y no es porque no se haya tomado con rigor la preparación de este último partido, no, porque éste se ha jugado muy bien, de tú a tú con un equipo que puso en el césped mucha calidad y muchas ganas.

Nadie ha aprendido sólo de ganar, así que aprenderemos más así que si hubiéramos ganado sin darnos cuenta de las consecuencias de cuándo se hacen las cosas mal. Enhorabuena a Industriales, gracias por luchar con ahínco y respetarnos como rivales y satisfacción por ver jugar a un grupo que sabe estar en el campo y sabe comportarse como debe ser, aunque se murieran por dentro, ¡Esto es rugby!

Tampoco fue día ni para el equipo de 3ª ni para las chicas, pese a que en ambos casos se jugó bien, se luchó y se perdió contra equipos mejores técnicamente hablando.

Así que lo que podría haber sido un fin de semana de éxito se ha convertido en un fin de semana de aprendizaje. Tomemos nota y seamos capaces de levantarnos del coscorrón, tal y como se les enseña a los niños en este maravilloso deporte que, como reza nuestro lema, es más “una forma de vida”.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.