Uncategorized

PARTIDA DE NATUR MEMORY (Juego de EDUCA que consiste en poner boca abajo fotos de animales duplicados, de forma aleatoria en un tablero y levantar dos fichas intentando que sean la pareja) Se oye una voz que dice tras levantar por error una zarigüella en lugar de una libélula: Oh… me confundí de animalito… * * * No siempre salen las cosas y el fin de semana ha habido de todo y no todo bueno. Empecemos por el sábado. El MAD recibía en casa al Olímpico C, en el primer partido de la segunda vuelta, por el ascenso a 2ªB. Al que costó mucho ganar en su casa en la primera vuelta. El partido se sabía que iba a resultar duro por muchas razones y lo fue,  y tanto, que se perdió. El Olímpico hizo un muy buen partido, con la lección bien aprendida de la primera vuelta y poniendo hincapié en lo que saben hacer muy bien, que es guardar el balón. El MAD jugó muy bien, pero, para los intereses propios,  sólo 10 minutos. Los cinco primeros de la primera parte y los cinco primeros de la segunda parte. Ahí se consiguieron ensayos por desborde de Tabernero en el primer tiempo y de Manu y Polilla en el segundo. El resto del tiempo, se jugó a merced del ritmo y de la táctica del Olímpico, haciendo de un magnífico sparring, educado, formal y hasta cariñoso; sólo faltó pedir disculpas ante un placaje duro… bueno, tampoco, que también se hizo. Nada que objetar al resultado; el Olímpico fue mejor y como decíamos en otros encuentros, en este deporte nunca gana el que juega peor. 17-34 fue el resultado y los actores fueron los siguientes: Pero hasta en la derrota hay que buscar victorias.  Lo bueno de este partido fue volver a ver a Davor, después de su rotura en el primer partido contra Hortaleza, el debut de Nacho Collado, “Chona”, tras estar esperando a recuperarse de su lesión en el hombro y sobre todo, por su  ya dilatada baja tras la lesión de la pasada temporada,  el regreso de Polilla además, con ensayo de los suyos. Estas alegrías compensan la derrota, que es una de los aspectos posibles en el deporte. Lo que no hay que perder de vista es que los partidos hay que jugarlos con las armas que te da el entrenamiento. Si no hay entrenamiento o se usan otras armas, es como si al tirador de esgrima le das una cacerola para combatir, el resultado no puede ser bueno. El domingo nos llevó con el MAD a Torrejón. El adversario es uno de los cuatro equipos de 2ªA que están jugándose la permanencia con los cuatro primeros de la liga de 2ªB.  Equipo duro, rápido, bien posicionado y con jugadores valientes que buscan a la perfección las fisuras del adversario. Pero con un enorme inconveniente, del que son las auténticas víctimas. El terreno de juego. Eso es un patatal sembrado en terrazas. No hay zonas lisas, todo él es un proyecto de acequia y el equipo local lo tiene que sufrir en entrenamientos y partidos. Es ilógico que lleven a los jugadores de rugby a semejantes extremos. Lo menos que te puede pasar es que hundas un tobillo hasta  la oreja porque hay zonas con alcantarillas y planchas metálicas tapadas por alfombras de césped artificial arrugado. La pista que lo rodea, ha pasado de ser de atletismo a ser de campo a través,  con valles y colinas por en medio. En fin. Un equipo como Torrejón con el ayuntamiento que tiene no se merece esa tortura. Pasado el momento de reconocer el terreno el partido comenzó con sendos golpes en forma de ensayos por parte de Oriol y Luengo. Pero el equipo local, luchador y batallador como pocos, no se descompuso y se sobrepuso al negativo inicio a base de presión, guardar el balón y placajes que dificultaban las acciones visitantes. Tras touch ganada en 22 visitante, los torrejonenses consiguieron su primer ensayo, aunque Javi jura y perjura que el balón se posó en su pecho y no en el suelo. 7-14 que volvía el partido a la disputa. Aquí se dieron los mejores minutos del Torrejón, provocando las dudas de los osos que no carburaban bien. Luengo Vuelve a adelantar al MAD en una de sus arrancadas en banda derecha. Y en la jugada siguiente, calco de la jugada del primer ensayo local y nuevo ensayo para Torrejón, ésta vez sin pecho de Javi de por medio. 14-21 y las espadas en todo lo alto de nuevo. Y se llevaban 30 minutos de juego. Como siempre decimos, al adversario hay que rematarlo deportivamente, porque si no, te pasa por encima. El MAD, si tiene un hálito de vida, se crece. Así Rodri, Luengo y Germán machacaron tres ensayos para poner el 14-38 y terminar la primera parte. La egregia figura de Germán empezó a sobresalir en el minuto final del primer tiempo pero continuó creciendo en el primer minuto de la reanudación, consiguiendo un ensayo con varios al hombro. A partir de aquí, sólo hubo un equipo de cara al marcador y dos equipos luchando a brazo partido. La velocidad de los osos llevaría a  Buru, Luengo  – que metió 4 él solito- , de nuevo Germán apoyado por Rodri y  finalmente de Javi, tras magnífica jugada de Germán que se lo sirvió en bandeja. 14-73 fue el resultado final. Y alguno se preguntará…. ¿Quién pateó?...